¿Qué es la tecnología vestible?10 min read

Descubre cómo los wearables están revolucionando nuestra vida cotidiana

Ya te has dado cuenta que la tecnología está influenciando y revolucionando prácticamente todos los ámbitos de la vida. Ya nadie logra imaginarse desconectado de la Internet o de las aplicaciones que facilitan la comunicación entre las personas. Cada vez más compramos coches y máquinas inteligentes y aprendemos a utilizar la tecnología en nuestro beneficio.

Entre las tendencias del mercado, una que tiene proyecciones de alto crecimiento, así como la Internet de las cosas, es la tecnología vestible.

¿Pero sabes exactamente qué define a una tecnología vestible? También conocida como wearables, contempla ropa y accesorios inteligentes.

Los artículos de tecnología vestible también suelen estar conectados en red con otros equipos o se conectan a la Internet, enviando datos a softwares que funcionan en la nube y devuelven información a los usuarios.

La industria que está liderando el proceso de I+D (Investigación y Desarrollo) en el segmento de tecnología vestible es la relacionada a los deportes.

El principal objetivo de las inversiones realizadas por esta industria es mejorar el rendimiento de los deportistas y la capacidad humana para realizar diferentes actividades.

Sin embargo, aunque la tecnología vestible se esté volviendo cada vez más fundamental para el segmento de la ropa deportiva, también está creciendo en varias otras direcciones.

Quien nos cuenta más sobre las tecnologías de vestir y sus diferentes categorías es Ana Luiza Olivete, diseñadora de moda, consultora de negocios, profesora y nuestra columnista especial:

¿Cómo la tecnología y la moda, juntas, pueden resolver problemas?

Cuando hablamos de telas inteligentes, siempre pensamos en aquellas investigaciones iniciales sobre los materiales textiles, donde se añadía aroma a las telas, telas que quitaban la humedad de la piel, hilos que respiraban mejor o que liberaban crema hidratante y así sucesivamente.

Pero ya estamos muy lejos de eso y mucho más cerca de las tecnologías vestibles, es decir, incrustar la tecnología en una prenda, dar otra perspectiva y hacerlo con sentido, no sólo estético y comunicativo, sino con un significado real, incluso en el contexto de la solución de algún problema.

Con el desarrollo de los estudios sobre tecnologías vestibles, se profundiza en la sinergia entre los textiles, la moda y la tecnología y en cómo eso puede ser un elemento de resolución de problemas.

En contexto, tecnología vestible, nuestra traducción de wearable, no está necesariamente ligada sólo a la ropa, sino también a una mochila, zapatos, un bolso o que pueda estar empapada dentro de un material textil. Esto viene en el impulso de lo que llamamos de internet de las cosas, lo que significa que todo está conectado a una sola red – el internet – desde la cafetera hasta la lavadora, el teléfono, el aire acondicionado, la iluminación del hogar, es decir, un sistema electrónico. ¿Y por qué no nuestra ropa?

¿Por qué no pueden aportar una característica extra, como en la comunicación? El periódico trajo la palabra, la radio trajo la voz, la televisión y la computadora trajeron la imagen y los teléfonos móviles trajeron la usabilidad. Lo que nos falta ahora es la portabilidad, donde podemos usar e integrar nuestra ropa con esta tecnología.

Entonces entendemos que hoy en día, la moda tecnológica o las tecnologías vestibles, son procesos multidisciplinarios, donde ingenieros, informáticos y diseñadores trabajan juntos y con el fin de integrar todo este sistema. Donde la ropa es el puente entre el ser humano y el medio ambiente, dando nuevos significados, nuevas emociones al propio usuario, que hoy ya nace tecnológico.

Así, entendemos hoy que tenemos tres grados de interacción del cuerpo humano con la tecnología:

Portátil (externo al cuerpo)

No necesariamente algo de vestir, sino portables, como nuestro celular, relojes inteligentes, gafas de Google, etc.

Vestible (junto al cuerpo)

Siguen siendo los más comunes, donde la tecnología está dentro de los textiles o la ropa. Pueden serlo:

Interactivos

Hay varios enfoques, como una chaqueta de Levi’s que puede reproducir música y responder a las llamadas telefónicas con un circuito incorporado en el tejido de la chaqueta.

wearables
Chaqueta Levi’s con la tecnología del Proyecto Jacquard de Google. La manga actúa como un mando a distancia sensible para el smartphone.

Los hilos textiles de este circuito son conductores eléctricos o los llamados tejidos eléctricos, donde se necesitan los tres pilares de los textiles interactivos: la tecnología textil, la ingeniería eléctrica y la ciencia de la información. Un ejemplo de textiles inteligentes es la innovadora investigación de Hussein Challayan, quien ha estado trabajando en esta área durante varias décadas.

Inteligentes

Hay materiales textiles que reaccionan con nuestro material biológico, es decir, cuando sudamos, las bacterias del sudor reaccionan con el ph de la piel y la incita a abrir los canales respiratorios para mejorar el rendimiento de los deportistas.

wearables
Malla de Texneo, con tecnología que ayuda a equilibrar la temperatura corporal y evitar los olores del sudor.

Materiales que modifican de color con el cambio de ph, el calor, el estrés. Materiales que tienen memoria de forma y vuelven a su forma original con el calor o el movimiento o pueden deformar la pieza hasta el punto de crear efectos estéticos.

Implantable (dentro del cuerpo)

Tatuajes con tintas conductoras que pueden monitorear la temperatura corporal, sensores que pueden ayudar a que las personas con discapacidades no sufran en los exámenes y algún otro tipo de monitoreo.

Quizás sea la verdadera interacción hombre-máquina. Una realidad muy cercana a la que aún estaremos vivos para presenciar.

¿Y cómo no rendirse a las fascinaciones de la tecnología?

El tamaño del mercado de la tecnología vestible

Empresas de diferentes tamaños y áreas de actividad están invirtiendo en tecnología vestible. Gigantes como Nike, Adidas, 3M, Puma, bien como startups con otras propuestas y modelos de negocio están investigando y desarrollando nuevos trajes, ropas y accesorios.

Según un estudio de IDC reportado por Enzyme Advising Group, 198,5 millones de wearables llegaron al mercado en 2019, mientras que para el 2023 la cifra prevista es de 279 millones, lo que muestra que la tecnología de vestir es un gran negocio para tener en cuenta.

De hecho, los datos que se refieren a tecnología vestible son superlativos. El mismo reporte de Enzyme Advising Group apunta 700 millones de dispositivos wearables conectados en 2019, 94 millones más con respecto al 2018. El sitio web de tecnología TICbeat habla de un crecimiento de 154,4% en la venta de estos dispositivos en el segundo trimestre de 2019 estimando que el mercado de wearables alcance los 14 mil millones de dólares en 2020 apenas en Europa.

De acuerdo con el director de investigación de IDC Wearable, Ramón T. Llamas, el mercado de la tecnología vestible está entrando en una nueva fase. Según el experto, cuando este mercado comenzó a dar sus primeros pasos, sólo interesaba a las personas aficionadas por tecnología y en las últimas novedades del sector, pero ahora ya está siendo adoptada por otros perfiles de usuarios que comienzan a darse cuenta de la ganancia que tendrán no sólo con el uso del hardware que traen los wearables, sino principalmente con el procesamiento de la información registrada por ellos.

Un informe de la compañía Ericsson también proyectó que la tecnología 5G conducirá a un mayor uso de la tecnología vestible en el cuidado de la salud. Se espera que la venta de pulseras disminuya a medida que otros dispositivos ganen más espacio. Este puede ser el caso de la ropa inteligente, con la fabricación de bajo costo realizada por parte de varias empresas en China y la gran expectativa del Proyecto Jacquard realizado en asociación entre Google y Levi’s.

Algunas tendencias en tecnología vestible

Entre los artículos de vestir más populares en este mercado aún en expansión se encuentran las pulseras y los relojes inteligentes que, entre otras características, monitorean los latidos del corazón, el nivel de estrés de un empleado en el trabajo y la temperatura de un atleta o trabajador que trabaja en una mina.

Además de servir a los deportistas y a las personas que adoptan fácilmente las últimas innovaciones tecnológicas del mercado, la tecnología vestible también promete revolucionar el mercado de la seguridad en el trabajo.

Distintos fabricantes de EPP (equipo de protección personal) están invirtiendo cada vez más en tecnología para ayudar a ampliar lo que el mercado conoce como seguridad en el lugar de trabajo.

Se espera que en un futuro no muy lejano las empresas adopten máscaras u otros dispositivos inteligentes que registren toda la información del entorno de trabajo y registren también las condiciones del trabajador. Esta información, al igual que todas las demás que capta la tecnología vestible, será procesada y ayudará a evitar accidentes, problemas de salud y a mejorar los procesos de toma de decisiones.

Un informe de RTDechEx señaló 52 categorías de productos que pueden considerarse parte del segmento de tecnología vestible. Este grupo incluye tanto relojes inteligentes como rastreadores de fitness, ropa inteligente y gafas, entre otros.

Una de las vitrinas tecnológicas más importantes del mundo, el CES (Consumer Electronic Show), en su edición 2019 presentó algunas novedades del sector que sirven de termómetro de algunas tendencias de la tecnología de vestir. Un reportaje de PCMag señaló algunos de los vestibles más interesantes presentados en el CES 2019.

App-Elles es parte de la lista, una pulsera de alerta diseñada para ayudar a prevenir la violencia contra la mujer. A través de una simple pulsación de 4 segundos, el dispositivo alerta a tus contactos de emergencia, que pueden encontrar tu localización en tiempo real usando el GPS que tiene incorporado.

Otro destaque apuntado por publicación es el Quell 2.0, un dispositivo vestible en forma de banda que trabaja como un estimulador nervioso y ayuda a neutralizar los efectos de un dolor crónico sin la ayuda, claro está, del uso de medicamentos.

También llamó la atención el dispositivo Owlet Band, que surge con la promesa de tranquilizar a las futuras mamás. Con él se puede controlar el futuro bebé, sus movimientos y latidos del corazón, de forma segura y no invasiva durante el embarazo a través de una banda de tela fina, suave y elástica que se ajusta a la barriga. Estas son sólo algunas de las tendencias de este segmento con un crecimiento constante proyectado para los próximos años.

¿Tienes muchas ideas y mucha inspiración para crear tu colección? ¿Qué tal empezar a utilizar la mejor tecnología para optimizar el tiempo y el dinero? Habla con uno de nuestros consultores y produce moda de forma tecnológica, práctica e innovadora con las herramientas Audaces 360.


Sobre el Autor

Audaces

Audaces es una referencia mundial en el desarrollo de soluciones innovadoras para el sector de la moda, integrando procesos, personas y tecnología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Buscando algo?
Buscar

Más reciente

Artículos relacionados